Concepción y construcción del cuerpo
de hombres y mujeres. Sexualidad, género y poesía

Bethsabé Huamán Andía 1

Our bodies are ourselves;
yet we are also more than our bodies
Lynda Birke

 

Resumen

El presente ensayo busca analizar la construcción que se hace del cuerpo de los hombres en la sociedad y cómo difiere del modo en que se forma y asimila el cuerpo de las mujeres, para tener elementos que nos conduzcan a comprender, a grandes rasgos, la utilización discursiva que se hace de dichas concepciones, tomando como ejemplo la poesía. Se analizará un poema de Rocío Silva Santisteban (Perú) y otro de Jaime Sabines (México), así como la propuesta de un escritor homosexual, César Moro (Perú) a fin de sugerir lecturas diferenciales en cada caso.

Palabras clave: cuerpo, masculino/femenino, sexualidad, género, poesía

Aproximaciones al cuerpo

Si se revisan las diferentes definiciones sociales sobre el cuerpo, hay un consenso en asumirlo no como un hecho físico, sino más bien como una elaboración. El cuerpo se plantea no como algo indiscernible del ser humano sino como una posesión, un atributo, otro, incluso un alter ego; es al mismo tiempo lo que encarna al ser humano, su marca, su frontera, de alguna manera el tope que lo distingue de los otros. El ser humano “no es producto de su cuerpo, él mismo produce las cualidades de su cuerpo en su interacción con los otros y en su inmersión en el campo simbólico. La corporeidad se construye socialmente” (Le Breton, 2002: 19).

Por tanto, aquello tangible que podría parecernos dado está también imbuido de diferentes elementos sociales, que a su vez regulan el modo en que sentimos, experimentamos y actuamos con nuestro cuerpo. El cuerpo está rodeado de imaginarios sociales y de prácticas, hechos sociales y culturales, es decir, hay una relación de ida y venida entre ambos. “El cuerpo metaforiza lo social y lo social metaforiza el cuerpo. En el recinto del cuerpo se despliegan simbólicamente desafíos sociales y culturales” (: 73). Por tanto no es de extrañar que en esta construcción se reproduzcan diferencias de género, dado que ellas existen en las sociedades en las que vivimos como estructuras esenciales de las identidades y los roles culturalmente asignados.

Lo que es aún más complejo es que la ciencia y el desarrollo del conocimiento se hayan planteado a espaldas del cuerpo, en la asociación que se da de éste con la naturaleza, frente a la mente, paradigma de la razón. Por tanto, todo conocimiento sobre y desde el cuerpo ha sido relegado, marginado e incluso anulado:

Claramente, entonces, el dualismo mente/cuerpo no es una mera posición filosófica para ser defendida o desechada por una argumentación inteligente. Más bien es una metafísica práctica que ha sido instalada y ha tomado cuerpo socialmente en la medicina, el derecho, las representaciones artísticas y literarias, la construcción psicológica del ser, las relaciones interpersonales, la cultura popular y la publicidad, una metafísica que será reconstruida sólo mediante la transformación concreta de las instituciones y las prácticas que la sostienen (Bordo, 2001: 29).

Esta postura se ve, a su vez, reforzada por la tradición judeo-cristiana la cual afecta todo el pensamiento occidental incidiendo en nuestra forma de experimentar la vida cotidiana, “uno de esos aspectos interesantes a resaltar es la escisión que existe entre el espíritu y el cuerpo, que se concreta más adelante en la división mente-cuerpo” (Sanz, 1990: 27). Ello a diferencia de otras formas de pensamiento que conciben la persona como una unidad y no se entiende una de sus dimensiones sin su interrelación con las demás; la visión integradora nos es ajena, tanto que no hay palabras en el vocabulario que den cuenta de esa totalidad. “Se vive el cuerpo más como lugar de dolor que como lugar de placer, aunque superficialmente, debido a la dinámica de la sociedad de consumo, puede parecer lo contrario. Hay miedo al placer. El placer se asocia al pecado, lo sucio, lo feo, lo desagradable, lo inmoral, la culpa, el castigo” (: 29) y ello también tiene un correlato con la concepción de la mujer (pecadora, tentadora, culpable) y la corporización que se hace de su imagen, reduciéndola al puro cuerpo.

Por tanto, las identidades sexuales se elaboran también bajo dichos supuestos y parte de los temas enarbolados por el feminismo fueron aquellos relativos a la vivencia del cuerpo, al conocimiento del mismo y a la constatación de que el conocimiento no es neutral ni mucho menos está escindido (o no tendría por qué) de la persona como cuerpo, parcializado, subjetivo. Quizá por esta razón, por el valor negativo que adquiere lo corporal, se ha abandonado tanto tiempo el tema del cuerpo de las investigaciones y de las reflexiones sociales. Al respecto dice Aída Aisenson:

En la antropología filosófica se plantea hoy, como uno de los problemas fundamentales, el tema de la corporeidad. Diversos autores recalcan la significación del cuerpo en la realidad humana, después de siglos de un ascético desdén por él. Según Gusdorf, la causa de tal actitud reside en el hecho de que siendo el cuerpo un soporte indispensable de la individualidad, resulta un obstáculo para los enfoques universalistas. La filosofía dio primacía a lo inteligible sobre lo sensible, y eso implicaba desdeñar el cuerpo (1981: 9).

En la propuesta de Aisenson se da vital importancia a la existencia del cuerpo: “El cuerpo es cuerpo vivido a la par que corporeidad objetiva, cuerpo con el que actuamos y que vivenciamos en la multiplicidad de las situaciones vitales, y que a tal punto es parte integrante de nuestra conducta que resulta inseparable de la personalidad y aun del propio sentimiento de identidad” (: 12). Gabriel Marcel fue el primer pensador que llevó a consideración filosófica el tema del cuerpo, señalándolo como el centro ordenador de la totalidad de la experiencia, entendiendo al ser humano como un ser encarnado. “Por más que el cuerpo comparte las leyes y el destino de las demás cosas que coexisten en el espacio, posee el privilegio de una intimidad, de una cercanía con el sujeto que le otorga un rango especial y que prohíbe reducirlo al sistema fisicoquímico de la fisiología” (Aisenson: 18).

El lazo que nos une a nuestro propio cuerpo sería el paradigma de toda posesión; sin embargo, poseer el propio cuerpo es un tipo de posesión distinta de todas las otras y por tanto no comparable a ninguna. “El cuerpo es centro del universo personal. Pero además, si las cosas existen para un sujeto, esto es sólo en la medida en que le son dadas tal como le es dado su propio cuerpo” (: 28). La autora plantea cuatro características claves para la comprensión del cuerpo y la persona:

  1. Debe distinguirse entre cuerpo objetivo y cuerpo sujeto.
  2. No se puede separar la propia individualidad de la posesión del cuerpo propio, y ese cuerpo propio establece algo así como una zona media entre lo físico y lo espiritual.
  3. El cuerpo sólo es sentido en tanto que es yo en acción.
  4. El cuerpo es el medio de comunicarnos con el mundo.

En resumen, el cuerpo es una construcción cultural que va adquiriendo diferentes valores, ha sido marginado por mucho tiempo como área de estudio, a pesar de su vital importancia para la configuración de la identidad, debido a una perspectiva de pensamiento que opone cuerpo a mente y que privilegia esta última como el paradigma de la ciencia por antonomasia. De tal manera que la categoría del cuerpo se encuentra en una situación de frontera entre la naturaleza y la cultura, quizá por ello es el espacio privilegiado para entrar a debatir elementos contradictorios del pensamiento humano, entre su lado inteligible y su lado instintivo, pero a su vez para indagar en las construcciones de género que se hacen sobre el mismo.

Cuerpo de mujer

La importancia del cuerpo para el feminismo radica en que ha sido un factor primordial en la subordinación de la mujer. Como recrea Sally Sheldon (2002), las mujeres han sido reducidas a su cuerpo (controlado por procesos biomédicos y misteriosos desórdenes mentales), negándoles su autonomía, por la fragilidad que el cuerpo les atribuye, aislándolas de una variedad de bienes sociales (como la educación) y por el énfasis puesto en su capacidad reproductora que ha sido el móvil para imponerle límites a su individualidad. De tal manera que las mujeres tienen una conciencia muy clara de tener y ser cuerpos.

En oposición, hay una anulación de la capacidad reproductiva de los hombres, como si sus cuerpos fueran vistos por encima de esa cualidad, aún cuando no sólo es un hecho su intervención en la reproducción, sino que la salud de sus cuerpos también afecta al producto de una relación sexual fecunda. De modo que, por un lado la mujer se vuelve “sexualidad reproductiva”, por el otro el hombre se vuelve “sexualidad asexuada” en la medida que se desplaza su deseo y su derecho hacia el cuerpo de la mujer, en la medida en que él representa a “lo humano universal” (en realidad lo humano masculino). “La función de la mujer es la reproducción. Sexualmente, es objeto del hombre y cae bajo su orden y autoridad. Por sí misma, está fuera de lo sexual, no tiene un ser sexual específico, no es tocada por el sentimiento sexual” (Heath, 1984: 37). O como dice Weeks, “miramos el mundo a través de un concepto de sexualidad masculina, aún cuando no miremos la sexualidad masculina como tal, miramos el mundo dentro de su marco de referencia” (1998: 44).

Esta diferencia en la relación entre el cuerpo y la sexualidad para hombres y mujeres, la negación de la capacidad reproductiva masculina así como la reducción a nada más que la capacidad reproductiva femenina, pero al mismo tiempo su sexualidad apropiada para la vivencia masculina, daña a los hombres del mismo modo que daña a las mujeres (aunque no de la misma forma). También marca una diferencia en la manera en que se vive el placer y el erotismo, justamente en esa “anulación” de lo corporal se explica que el hombre se centre exclusivamente en su órgano reproductor, como el símbolo que hace la diferencia con la mujer (en un juego de oposiciones indivisibles) y que es la fuente de su poder, negándose a una vivencia más amplia de su sexualidad, “una de las características más relevantes que se aprecian en la erótica femenina es su ‘corporalidad’ o ‘globalidad’, frente a la genitalización masculina” (Sanz: 50).

Como se ha señalado líneas arriba, esta diferencia de identidades está asociada con una construcción macro, la separación entre la mente y el cuerpo, en una jerarquización que privilegia los valores asociados a lo masculino, por tanto, en dicho binomio, la mujer será reducida a su cuerpo mientras que los hombres estarán determinados para empresas mucho más importantes, “women just are their bodies in a way that men are not, biologically destined to inferior status in all spheres that privilege rationality” (Shildrick y Price, 1999: 3)2.

El modo en que los hombres y mujeres se apropian de su cuerpo, por tanto, traduce estructuras sociales y formas simbólicas amplias. Al respecto, Foucault no sólo asume la categoría de la sexualidad como una formación social, sino como la formación social que hoy regula y guía nuestras vidas, cercanamente emparentada con el capitalismo y la construcción económica y política de la sociedad. De tal manera que la sexualidad (así como las marcas de género) se desplaza hacia la mujer y el hombre se erige como el sujeto neutro, universal, acorporal.

Cuerpo de hombre

Retomando lo dicho, la mujer se presenta como un cuerpo sexualizado y el hombre como un ser descorporizado, como si pudiera superar las limitaciones de esa biología. “The ‘normal’ idealized male body is seen as stable, safe, bounded and impermeable. It is not liable to dysfunction, and hence is not need of constant medical control. It is strong and invulnerable, not liable to succumb to penetration by foreing bodies such as toxins. It is self-contained, bounded, isolated and inviolate, not connected to other bodies” (Sheldon: 24)3.

En el estudio que hace Fagundes Jardine sobre la vivencia masculina se señala que un aspecto nuclear son los momentos entre hombres, especialmente su socialización en espacios, a su vez, asumidos como masculinos. El dominio corporal del espacio donde circulan es una característica sobre la masculinidad, por ejemplo en un bar el saber beber, el control del espacio, las relaciones con los demás, son valoradas altamente por los hombres; es su imagen pública (hacia los demás) lo que más importa. En otras palabras, la experiencia de los hombres en torno a su cuerpo es performática, importa el modo en que se desenvuelven.

La masculinidad es también configurada en torno al cuerpo, pero como prueba de un cuerpo activo. Los hijos son una marca de distinción entre los hombres, de la reproducción de su autoimagen. La paternidad entre hombres comprueba física y moralmente sus atributos masculinos, sus “acciones”. A su vez, el cuerpo, a través de cicatrices, marcas, tatuajes, mutilaciones, comprueba entre los hombres una experiencia de vida heroica. Las marcas corporales evidencian el lugar singular del cuerpo en su historia de vida y en un código masculino. Como se ha dicho, una valoración de su masculinidad es el papel activo, en su performance y en la reproducción. Las marcas del cuerpo son una prueba física de una posición social a través de historias contadas en este sentido. Es importante percibir cómo los significados se inscriben en el propio cuerpo. En términos de masculinidades, esta inscripción es releída por los hombres y así adquiere un valor específico. El cuerpo es un operador fundamental en la producción de la autoimagen, al estar marcado confiere al sujeto una historia que contar. En ese sentido, la imagen corporal puede ser la base de una complicidad masculina y también de una pertenencia a una comunidad. No es solamente en contraste con el cuerpo femenino que la masculinidad es elaborada, también en contraste con otros hombres, otros cuerpos, a partir de parámetros asumidos como masculinos. Si bien, el cuerpo masculino es similar al de los demás, es singularizado por las marcas corporales y es a través de esta singularidad evocadora de historias que la persona masculina es constituida, que es parte también de la condición activa del cuerpo.

El cuerpo no es sólo una evocación de algunos parámetros tomados como ideas, es un parámetro definitorio de la masculinidad, el cuerpo que domina el espacio público, que es proveedor, que tiene cicatrices como signos de experiencia heroica, de valentía, marcas que evocan una historia de vida. En este sentido, la corporalidad es producida y productora de una performance específica donde ocupar el espacio del bar, ocuparlo corporalmente, ser activo, es reiterado entre hombres. Las marcas del cuerpo son las pruebas físicas de la experiencia masculina y de su desenvoltura en lugares públicos. Es necesario ser activo, situación que torna el cuerpo por sus usos, como foco central, para la definición de la pertenencia (o para excluir otros cuerpos) a una comunidad.

Por otro lado, la relación de los hombres con su cuerpo está establecida en una distancia de sus necesidades y sentimientos, de la anulación de unas y el control de los otros. Lo cual lleva a una carencia de expresiones para nombrar sus sensaciones y las experiencias corporales. Lo que se traduce en una nula cultura del cuidado. “Una mirada desde la perspectiva de género puede agregar obstáculos en el autocuidado que también tienen que ver con una socialización masculina tendiente a la competencia, a la temeridad y a la percepción de que una actitud cuidadosa y preventiva no es masculina” (De Keijzer, 2003: 139). El cuerpo es principalmente vivido como instrumento para el trabajo, separado del sujeto, es hablado como “el cuerpo” y no como “mi cuerpo” (: 140). El autocuidado, la valoración del cuerpo en el sentido de la salud, es algo casi inexistente en la socialización de los hombres, por el contrario, “el cuidarse o cuidar a otros aparece como un rol esencialmente femenino, salvo cuando se es médico y se decide sobre la salud ajena” (ídem.). Y en esta resemantización es posible apreciar también el proceso de racionalización sobre la vivencia del cuerpo, es sólo en la ciencia médica que es aceptable el acercamiento al cuerpo, mediado por la distancia que ejerce la razón. Cuando se trata de la vivencia íntima y directa del mismo, la valoración social es diferente.

Resumiendo, la salud y el autocuidado no juegan un rol central en la construcción de la identidad masculina, sin embargo, como se ha expuesto, el cuerpo sí tiene un lugar primordial en dicha construcción. “La dominación de los hombres sobre las mujeres, los niñas/os, sobre otros hombres, y podemos agregar que también sobre sí mismos, está expresada directa o indirectamente en términos corporales” (Montejo, 2005: 13). Quizá se pueda definir la relación entre el cuerpo y la masculinidad como un subterfugio: es un eje central de la identidad, pero parte de su funcionamiento radica en que quede oculto, en su anulación u omisión, a tal punto que los hombres se desarrollan a espaldas del mismo, contra sí mismos. “El cuerpo se convierte en el elemento contra el que se prueba la masculinidad, la mido contra los límites de mi resistencia y, de esta manera, mi cuerpo realmente no es parte de quien yo soy, pero me siento incómodo en la relación con mi cuerpo y me siento incómodo para escuchar lo que él me podría decir” (Seidler, 1997: 5).

Al mismo tiempo, cuando estas construcciones se llevan a la cotidianidad, la justificación de la violencia sexual está amparada en una imposibilidad del hombre de controlar sus deseos, es esclavo de los mismos; correlativamente la culpa es desplazada hacia la mujer al ser ella la cuidadora, la guardiana de la moral. Lo cual nos devuelve nuevamente al terreno de la sexualidad, sistema socialmente construido por conflictos y tensiones internas. De ahí que no podamos referirnos a la sexualidad en términos de lo aceptable y lo no aceptable, “la sexualidad masculina no es simplemente algo bueno o malo” (Horowitz y Kaufman, 1989: 67).

Como ya lo decía Foucault, el terreno de la sexualidad está gobernado por las relaciones de poder y a su vez las determina. Por tanto, los valores y las jerarquías que se establecen son producto también de ese orden imperante de las sociedades en las cuales nos desempeñamos. Varios estudios han demostrado cómo una concepción del mundo moldea la realidad acorde con los paradigmas que la sostengan; ello lo vemos también en el hecho de que se describa “científicamente” a los espermatozoides como activos, rápidos, emprendedores y al óvulo como el simple receptáculo, inactivo, pasivo, paciente. Esta misma mirada se da con los órganos reproductores “aunque la vagina es físicamente un órgano de recepción y el pene uno de inserción, es sólo por determinación cultural que devienen pasivo y activo” (: 74).

En conclusión, en el caso del hombre, si bien el cuerpo juega también una función primordial en la construcción de su identidad, hay un vínculo activo con el cuerpo en relación a los demás, a la comunidad masculina y al mundo. Pero, en la configuración personal se asume la corporalidad negándola, omitiéndola e ignorándola, en lo que hemos llamado una estrategia de subterfugio y que se traduce en un descuido del cuerpo y en su constante ponerlo a prueba (riesgos, abandonos, olvidos). Por lo que entramos a un doble juego en el que en la mujer el cuerpo lo es todo y en el hombre el cuerpo no existe, aunque siga funcionando como el eje desde el cual se define su comportamiento y se justifica su poder y su posición en la sociedad.

Contradicciones corporales

Las cualidades que se han atribuido a los cuerpos masculinos y femeninos a las que me he referido se pueden resumir en el siguiente cuadro:

Cuerpo masculino

Cuerpo
femenino

Cuerpo masculino

Cuerpo
femenino

Para sí

Para los otros

Anulado

Esencial

Activo

Pasivo

Descuidado

Cuidado

Performático

Inmutable

Feo

Bello

Marcado

Indistinguible

Incorpóreo

Corpóreo

Singular/propio

Plural/común

Des-sexuado

Sexuado

Individualizado

Indivisible

No reproductivo

Sólo reproductivo

Comunitario

Aislado

Genital

Global

Público

Privado

Limitante

Pleno

Hipersexualizado

Asexual

Autoimagen activa

Autoimagen pasional

Poderoso

Oprimido

Universal y neutral

Particular y parcial

 

 

Objetivo

Subjetivo

 

 

Seguro, impenetrable

Frágil, vulnerable

 

 


Saltan a la vista las contradicciones en el modo de concebir los cuerpos, en particular en el caso de la construcción masculina que se hace de los mismos, ya sea si se trata de una función para uno mismo o para los otros. El cuerpo para sí está marcado por su anulación, que se traduce en el descuido corporal y de la salud, en los excesos, los riesgos y la falta de precauciones en su acción. Como el cuerpo no es importante, no importa en realidad sus cualidades estéticas, lo cual se traduce en ese dicho popular, “el hombre es como un oso, mientras más feo más sabroso”. En la mirada de sí mismo, el hombre se ve como un ser humano, asexuado, universal, objetivo, neutro, por tanto no controla su reproducción porque no es parte de cómo se ve a sí mismo. En la medida en que anula su cuerpo éste es visto como seguro e impenetrable, invulnerable. En cambio, en la mujer el cuerpo es esencial y de ahí el cuidado del mismo, su belleza; se construye como un ser sexuado corpóreo, subjetivo por tanto, y en donde la función reproductiva tiene un papel primordial. Su cuerpo es sentido como frágil y vulnerable. En correlato a estas miradas hay una vivencia del cuerpo en la mujer más plena porque es conciente de toda su capacidad sensora corporal (al menos en teoría porque entonces entran en juego otras restricciones sociales) y el hombre se limita a su genitalidad, como la distinción que lo erige como hombre, privilegiando esa única zona del placer.

En cuanto al modo en que el hombre se concibe para los demás, el cuerpo del hombre es un cuerpo activo, es en su desenvolvimiento, performance, en que se articula como parte de la identidad masculina; frente al de la mujer que es ahistórico, asocial y atemporal, es decir, pasivo, en lo que se ha denominado el eterno femenino (cf. Tuñón, 2002). En el ser para el otro el cuerpo del hombre no sólo está hipersexualizado sino que es incontenible, no se puede dominar ese lado instintivo y por ello un rasgo de la masculinidad es la paternidad, la capacidad de procrear, como una evidencia de su accionar, pero en otro extremo la violencia sexual ejercida sobre la mujer. Esa misma acción se traduce también en marcas, cicatrices que hacen cada cuerpo único, con su propia historia, que lo remite a su vez a una historia general, comunitaria con sus pares, de su desenvolvimiento en el espacio público. Frente al cuerpo de la mujer que es indistinguible en la medida en que, al priorizarse su función reproductiva, toda mujer se define en la manifestación de esa cualidad que es común a todas y por tanto queda aislada de un conjunto de características personalizadas; al omitirse su calidad de sujeto, en su objetividad se despersonaliza y se omite, por tanto, esa vida privada, cotidiana, interior, de cada mujer. Y es en el ser para lo otros que la mujer entra en contradicción con ser esencialmente cuerpo, porque socialmente se le pide que sea “asexual” que limite sus instintos, que controle sus impulso y los del hombre, ocultando y volviendo privada su vida sexual. En ello también se traduce parte del poder y la opresión hacia la mujer.

En conclusión, vemos contradicciones en la construcción que se hace del cuerpo de las mujeres y de los hombres en tanto hay diferencias en cómo ven ellos mismos sus cuerpos y cómo son vistos por los otros. Asimismo, hay diferencias de género en el modo en que se configura el cuerpo de la mujer y el cuerpo del hombre, como correlato de las diferencias culturalmente moldeadas. Se presenta una construcción del cuerpo como limitante en el hombre y por tanto su anulación, su descuido, al restarse importancia a sus aspectos físicos. El cuerpo de la mujer, en cambio, es sólo materialidad y en ese sentido también es protegido y atendido, llevado a la plenitud en la realización de su función principal: la reproducción. De ahí se desprenden las cualidades de seguro, impenetrable, poderoso, des-sexuado del cuerpo del hombre frente a la fragilidad, vulnerabilidad, opresión y sexualización del cuerpo de la mujer. El hombre termina siendo incorpóreo, objetivo por tanto en esa escisión con su cuerpo; el lado sensitivo de sí mismo se ve sujeto a su razón. La mujer en cambio se vuelve cuerpo sexuado volcado hacia la reproducción, subjetivo y en esencia una corporeidad.

Lenguaje poético

Las construcciones de los cuerpos de hombres y mujeres que hemos desarrollado pueden evidenciarse en diferentes ámbitos sociales y culturales, incluso políticos y económicos, pues son parte del imaginario y del modo en que asumimos la realidad, en la medida que la diferenciación de género se involucra en la forma en que abordamos el mundo. Por tanto, podríamos ver ejemplos en esos campos. En este caso me restringiré al discurso poético.
Retomando lo que dice Tusón Valls (1999) sobre el lenguaje, hay diferentes formas de asumirlo si se es hombre o mujer. En la poesía también hay diferentes maneras de abordar las mismas temáticas, ello no como una suerte de fijación esencial, sino como traducción de las posiciones diferentes en la sociedad, en un tiempo y un espacio determinados. Como ejemplo, analizaré un poema de Rocío Silva Santisteban4 que da título a su primer libro, donde justamente se hace una reconstrucción corporal del yo poético.

Cada noche cuando saco una píldora y me la trago tengo irremediablemente que pensar en ti
y al secarme la cara o mojarme los ojos para disimular un tanto las ojeras te vuelvo a pensar
aún evitando distracciones no puedo dejar de escuchar tus pasos derrumbando el universo
no puedo dejar de latir.
Cada noche soy y me reconozco debajo de las sábanas
debajo de la insistencia de volver a soñar y dormir tranquila sin baños termales
sin necesidad de recontar a las noventa y una ovejas y tener, al mismo tiempo, que pedirle permiso al pastor
yo no soy quien para ser más
ni menos
soy la exacta imagen del espejo, pero al revés
pero también descontando los segundos que fui cayendo y tú no te atreviste a tropezar conmigo
cada noche trato de hilar la maraña que fui y que seré si a un buen plazo puedo saldar las distancias
inimaginables, es cierto, pero posibles de enhebrar con un poco de esperanza
aún no caigo en el juego y ya estoy aterrada hasta la última carta
hasta la última hoguera que quizás nunca prenderé
lo he dicho y no hay remedio para tratar de impedirlo
a cada noche su píldora, a cada mujer su madrugada.

Este poema trata de la maternidad como posibilidad diaria, constante, de la mujer, no la realización de ella, sino el peligro de la misma, el acoso de esa certeza que mensualmente nos atrapa. Pero, más allá de eso y junto a eso, el peso de una vivencia del cuerpo que está de por sí negada a la mujer como espacio de realización; la maternidad es la figura del sacrificio, no del placer, es la figura de la entrega hacia el otro, no de la entrega a sí misma. Una vivencia que tiene una sanción social negativa, sin embargo, la poeta se plantea esa semejanza, esa necesidad de igualdad, que al mismo tiempo es siempre una diferencia no sólo con los hombres sino con cada una de esas otras mujeres.

El poema es también la certeza de un cuerpo, el propio, y de esa vinculación indispensable entre el cuerpo de uno y el cuerpo para otro: “Cada noche cuando saco una píldora y me la trago tengo irremediablemente que pensar en ti”, como si la certeza de ese cuerpo estuviera determinada por esa función no dicha, pero existente, entre el placer y el dolor (cambio, parto, procreación, culpa), pero a su vez en la vivencia sexual, en el reconocimiento de esa sexualidad. “Cada noche soy y me reconozco debajo de las sábanas”, nos señala al cuerpo como lo central de una identidad, la constancia de la existencia.

En la antología que realiza Valeria Manca (1989), El cuerpo del deseo. Poesía erótica femenina en el México actual, señala como una característica la temática corporal y la experiencia erótica femenina. Manca entiende el erotismo como una forma de conocimiento y ello la lleva a plantear como válida la existencia de una escritura distinta, de una escritura femenina. Un argumento que da es que el hombre tiene demasiado pudor para hablar de su propio cuerpo y se refiere siempre al de la mujer, en cambio, la mujer puede aludir tanto a su propio cuerpo como al del hombre. “La mujer puede erotizarse con su propio cuerpo, el hombre no” (: 24). Aunque desde mi postura no se trata de un pudor, sino de algunos mecanismos por los cuales la identidad masculina si bien basada en el cuerpo, lo anula, por las limitaciones que implica y el valor disminuido que tiene en la sociedad todo lo corporeo y viceral. Otro elemento se da en la separación de sentir y decir, la mujer reconoce su cuerpo como parte de su ser “el erotismo es para la mujer la conquista esencial de una identidad femenina” (: 30).

Para hacer evidente esta diferencia veamos la construcción del cuerpo en un poeta como Jaime Sabines5, que construye esa misma identidad de una manera completamente diferente. Si bien esta elección puede parecer aleatoria, creo que se justifica precisamente en lo azarosa, como la constatación de formas de construcción discursiva comunes en hombres y en mujeres, que sin embargo, son sólo un punto de partida para ser corroborado por investigaciones más profundas y ambiciosas. En esta ocasión me limitaré a esbozar algunas dimensiones del tema.

Tu cuerpo está a mi lado
fácil, dulce, callado.
Tu cabeza en mi pecho se arrepiente
con los ojos cerrados
y yo te miro y fumo
y acaricio tu pelo, enamorado.
Esta mortal ternura con que callo
te está abrazando a ti mientras yo tengo
inmóviles mis brazos.
Miro tu cuerpo, el muslo
en que descansa tu cansancio,
tu blando seno oculto y apretado
y el bajo y suave respirar de tu vientre
sin mis labios.
Te digo a media voz
cosas que invento a cada rato
y me pongo de veras triste y solo
y te beso como si fueras tu retrato.
Tú, sin hablar, me miras
y te aprietas a mí y haces tu llanto
sin lágrimas, sin ojos, sin espanto.
Y yo vuelvo a fumar, mientras las cosas
se ponen a escuchar lo que no hablamos6.

En relación con el cuerpo, lo que me interesa destacar de este poema es que el poeta nunca describe su propio cuerpo, describe el de la mujer, el cuerpo que lo acompaña, que lo hace sentirse vivo, pero no su presencia corporal, que no se plantea más que en relación con la del otro “Tu cabeza en mi pecho”, “Miro tu cuerpo, el muslo”, “tu blando seno oculto y apretado/ y el bajo y suave respirar de tu vientre/ sin mis labios”. A su vez la presencia del cuerpo masculino se asume activamente “te beso”, “miro”, “te digo”, como si el otro cuerpo descansara a su lado pasivamente, evidencia de lo cual es también su silencio, su callar, que lo haría por cierto individualizarse en un sentir, en un pensar, en un sujeto: “Tu cuerpo está a mi lado/ fácil, dulce, callado”. En esa mirada del poeta sobre el cuerpo femenino se da también un deseo erótico, que se realiza en las acciones que el yo poético describe activamente. Hay una ternura soterrada, un afecto esbozado, pero reprimido a la vez: “esta mortal ternura con que callo/ te está abrazando a ti mientras yo tengo/ inmóviles mis brazos”, que es muestra también de la lejanía con los propios sentimientos y el sentir del cuerpo vivido: “te beso como si fueras tu retrato”, no es capaz de enfrentar al cuerpo presente más que en la reconstrucción del mismo. Dicho encuentro está, además, cercado por la culpa, aquella que invade no sólo la corporeidad sino la sexualidad, como correlato de la construcción judeo-cristiana del mundo donde el placer es visto negativamente: “Tu cabeza en mi pecho se arrepiente”.

Si retomamos lo antes dicho se corroboran muchas de las características sociológicas que señalábamos sobre el cuerpo, su acción, su performatividad, su individualidad y voz, pero al mismo tiempo la incapacidad de sentirse corpóreo más que mediante el cuerpo del otro (mujer) y por tanto la anulación de un erotismo que emana de sí mismo.

En presentaciones renovadoras como la de Rocío Silva Santisteban, hay una reflexión desde el cuerpo, de ese cuerpo en acción para otro, en relación con otro o con una función socialmente establecida (reproductora, maternal) no en el hecho físico, sino en su peso y valor simbólico. Si, además, el cuerpo es nuestro medio de comunicación con el mundo, es evidente que tendrá repercusiones en la forma en que nos relacionamos con los demás. Peor aún, Aisenson manifiesta que el cuerpo es sentido en tanto que yo en acción y en la medida que hay una construcción de la mujer y de su cuerpo, de su ser, como pasiva, entra en conflicto no sólo con su identidad sino con ese espacio pleno de la misma. Al negársele a la mujer la expresión de su corporeidad, al negar la misma ciencia la reflexión desde el cuerpo, en la medida que la mujer es asociada a esa esfera de lo humano, ha sido también mutilado su entendimiento de ella misma. Pero, en esa anulación de uno está implicada la anulación del otro también, de todos, hombres y mujeres.

Sobre la concepción de una escritura femenina, creemos que responde más a las construcciones culturales de las identidades que han devenido en modos de acercarse a temáticas como la sexual y la corporal. Nuestra posición es que tanto hombres como mujeres están sujetos a sus cuerpos y que es una experiencia válida y a su vez gozosa que por las estrictas concepciones sociales se ve limitada, aunque de diferente manera, a ambos.

Se introducirá aquí una mirada que bien podría corroborar o contradecir lo que hemos estado señalando, en esa supuesta división binaria de hombres y mujeres. Tenemos la poesía de un escritor homosexual llamado César Moro7. No creo que la posición homosexual como esencia sea crítica de las construcciones de género imperantes, creo que, a su vez, traduce contradicciones de ambas posturas, a veces incluso para reafirmar los roles sociales, pero al mismo tiempo es potencialmente una crítica a ciertas identidades hegemónicas que marginan otras formas de construcción de los cuerpos y las identidades.


Carta de amor

Pienso en las holoturias angustiosas que a menudo nos circundaban al acercarse el alba
cuando tus pies más cálidos que nidos
llameaban en la noche
con una luz azul y tachonada de lentejuelas

Pienso en tu cuerpo que hacía del lecho el cielo y las supremas montañas de la única realidad
con sus valles y sus sombras
con la humedad y los mármoles y el agua negra reflejando todas las estrellas
en cada ojo

¿No era tu sonrisa el bosque retumbante de mi infancia
no eras tú la fuente
la piedra desde hace siglos escogida para recostar mi cabeza?
 
Pienso tu rostro
brasa inmóvil de donde proceden la vía láctea
y esta inmensa desazón que me torna más loco que una lámpara bellísima balanceada sobre el mar
Intratable a tu recuerdo la voz humana me es odiosa
siempre el rumor vegetal de tus palabras me aísla en la noche total
donde resplandeces con una negrura más negra que la noche

Toda idea de lo negro es endeble para expresar la vasta ululación de lo  negro sobre negro esplendiendo ardientemente (…)8

En este poema hay una recreación del cuerpo amado, también como correlato del poema de Sabines, no una vivencia propia del cuerpo, sino del cuerpo del otro (en este caso masculino). Asimismo, persiste una racionalización parcial de esa experiencia marcada por la aliteración “Pienso en tu cuerpo”, “Pienso en tu rostro”. Sin embargo, también hay una intensa descripción de lo afectivo, del deseo y del amor, que enfatiza una devoción casi religiosa al otro, que centra en el cuerpo masculino, en el ser masculino, la existencia. Será quizá que dicha construcción es afectiva por naturaleza y que las diferencias de género la han hecho parte de un esquema de poder, pero que responde a pulsiones más vitales y más profundas que van más allá de los cuerpos, pero que no terminan de superarlos.

Habría mucho más que decir sobre los poemas aquí citados, he querido solamente recrear los aspectos teóricos desarrollados en primer lugar y cotejar cómo aparecen dichas construcciones en el discurso poético. Pero, sin duda, está pendiente mayor investigación sobre la presencia del cuerpo en la poesía y en la literatura en general.

La literatura es un espacio de la imaginación y de la recreación, hay nuevas formas que están experimentado modos de despojarse de la binariedad de las identidades sexuales y genéricas, como una crítica a las instancias de poder que representan, un ejemplo podría ser la poesía de Coral Bracho o algunas relecturas de poetas canónicos como César Vallejo (cf. Reisz, 1996) o Gabriela Mistral (Fiol-Matta, 2002). Dichas transformaciones, sin embargo, no serán posibles hasta que la sociedad también las asuma como proyectos concretos y viables, desde una búsqueda política por una equidad de ser y de vivir, ya que las diferencias se inscriben tan profundamente en el cuerpo que nos son inherentes y ajenas a la vez.

Espero haber dado algunas directrices para entender que es necesario reconstruirnos no sólo en términos de nuestras identidades y cuerpos, sino contribuir a forjar mundos posibles desde nuevas lógicas menos rígidas y más receptivas a lo diferente, que se traducirán, a su vez, en nuevos discursos para buscar formas más equitativas y plenas de vivir la individualidad de hombres y mujeres.

Bibliografía

Aisenson Kogan, Aída (1981). Cuerpo y persona. Filosofía y psicología del cuerpo vivido. México, D.F.: Fondo de Cultura Económica.

Birke, Lynda (1999). “Bodies and biology”. En: Janet Price y Margrit Shildrick (eds.), Feminist theory and the body (: 42-49). New York: Routledge.

Bordo, Susana (2001). “El feminismo, la cultura occidental y el cuerpo”. Trad. Moisés Silva. La Ventana. Revista de estudios de género, Guadalajara, 14 (: 7-81).

Bracho, Coral (1988). Bajo el destello líquido. Poesía 1977-1981. México, D.F.: Fondo de Cultura Económica.

Buzzantti, Gabriella y Anna Salvo (2001). El cuerpo-palabra de las mujeres. Los vínculos ocultos entre el cuerpo y los afectos. Madrid: Cátedra.

Connell, Robert W. (1998). “El imperialismo y el cuerpo de los hombres”. En: Teresa Valdés y José Olavarría (eds.), Masculinidades y equidad de género en América Latina (: 76-89). Santiago de Chile: Flacso.

De Keijzer, Benno (2003). “Hasta donde el cuerpo aguante: género, cuerpo y salud masculina”. En: Carlos Cáceres, Marcos Cueto, Miguel Ramos y Sandra Vallenas (coord.), La salud como derecho ciudadano. Perspectivas y propuestas desde América Latina (: 137). Lima: Universidad Peruana Cayetano Heredia/International Forum for Social Sciences in Health.

Fagundes Jardin, Denise. “Performances, reproduçao e produçao dos corpos masculinos”. Corpo e Significado. Brasil: Universidade Federal do Rio Grand do Sul, (: 193-205).

Fiol-Matta, Licia (2002). A Queer Mother for the Nation. The State and Gabriela Mistral. London: University of Minnesota Press.

Foucault, Michel (1989). La voluntad de saber. Historia de la sexualidad 1. México, D.F.: Siglo xxi.

Herrera, Pablo (1999). “La masculinización de los cuerpos”. En: Juan Guillermo Figueroa (ed.), Salud reproductiva y sociedad. Boletín del Programa de Salud Reproductiva ySociedad de El Colegio de México, México D. F., III (8) (: 13-15).

Heath, Stephen (1984). Miseria de la revolución sexual. Barcelona: Gedisa.

Horowitz, Gad y M. Kaufman (1989). “Sexualidad masculina: hacia una teoría de liberación”. En: Michael Kaufman (ed.), Hombres: placer, poder y cambio. Santo Domingo: Cipaf.

Le Breton, David (2002). La sociología del cuerpo. Buenos Aires: Nueva Visión.

Manca, Valeria (1989). El cuerpo del deseo. Poesía erótica femenina en el México actual. México, D. F.: Universidad Autónoma Metropolitana/Universidad Veracruzana.

Mishkind, Marc E., Rodin Judith, Lisa R. Silberstein y Ruth H. Striegel-Moore (1987). “The embodiment of masculinity. Cultural, psychological, and behavioral dimensions”. En: Michael S. Kimmel (ed.), Changing men. New directions in research on men and masculinity (: 37-52). California: Sage Publications.

Montejo Sánchez, Luis Alberto (2005). “Cuerpo, género y masculinidad”. El tamaño no importa, es cuestión de cómo lo uses: cuerpo e identidades masculinas. Un estudio desde las prácticas sexuales de varones jóvenes de la ciudad de México. Tesis de Maestría en Estudios de Género. El Colegio de México - Programa Interdisciplinario de Estudios de la Mujer.

Reisz, Susana (1996). Voces sexuadas. Género y poesía en hispanoamérica. Madrid: Asociación Española de Estudios Hispanoamericanos.

Sabines, Jaime (1977). Nuevo recuento de poemas. México, D. F.: Consejo Nacional de Fomento Educativo/Editorial Joaquín Mortiz.

Sanz, Fina (1990). Psicoerotismo femenino y masculino. Barcelona: Editorial Kairós.

Seidler, Victor (1997). “Masculinidad, discurso y vida emocional”. En: Juan Guillermo

Figueroa y Regina Nava (eds.), Memorias del seminario-taller Identidad masculina, sexualidad y salud reproductiva. Colección de Documentos de Trabajo N° 4. México: Programa de Salud Reproductiva y Sociedad - El Colegio de México.

Sheldon, Sally (2002). “The masculine body”. En: Mary Evans y Ellis Lee (eds.), Real bodies. A sociological introduction (: 14-28). China: Palagrave.

Shepard, Bonnie (1996). “La masculinidad y el rol masculino en la salud sexual”. Salud reproductiva: nuevos desafíos. Lima: Universidad Peruana Cayetano Heredia (: 73-86).

Shildrick, Margrit y Janet Price (1999). “Openings on the body: a critical introduction”. En: Janet Price y Margrit Shildrick (eds.), Feminist theory and the body (: 1-14). New York: Routledge.

Silva Santisteban, Rocío (1981). Asuntos circunstanciales. Lima: Lluvia editores.

Tuñón, Julia (2002). “Las mujeres y su historia. Balance, problemas y perspectivas”. En: Elena Urrutia (coord.), Estudios sobre las mujeres y las relaciones de género en México: aportes desde diversas disciplinas (: 375-411). México, D. F.: El Colegio de México.

Tusón Valls, Amparo (1999). “Diferencia sexual y diversidad lingüística”. En: Carlos Lomas (comp.), ¿Iguales o diferentes? Género, diferencia sexual, lenguaje y educación (: 85-100). México, D. F.: Paidós.

Viveros Vigoya, Mara y Gloria Garay Ariza (1999). Cuerpo, diferencia y desigualdades. Santafé de Bogotá: Centro de Estudios Sociales - Universidad Nacional de Colombia.

Weeks, Jeffrey (1998). Sexualidad. México, D. F.: Universidad Autónoma de México - Programa Universitario de Estudios de Género/Paidós.



1 Maestría en estudios de género. El Colegio de México.

2 “Las mujeres son sólo sus cuerpos del mismo modo en que los hombres no lo son, biológicamente destinadas a un estatus inferior en todas las esferas que privilegian la racionalidad” (nuestra traducción).

3 “El cuerpo masculino ‘normal’ idealizado es visto como estable, seguro, impermeable. No está propenso a disfunciones y por tanto no necesita constante control médico. Es fuerte e invulnerable, no susceptible de ser penetrado por cuerpos extraños como las toxinas. Es autosuficiente, seguro, aislado, inviolable, desconectado de otros cuerpos” (nuestra traducción).

4 Nació en la ciudad de Lima. Poeta, crítica y narradora. Estudió Derecho y Ciencias Políticas, diplomada en Estudios de Género y Magíster en Literatura Peruana. Cursó el doctorado de Literatura Hispanoamericana en Boston University. Ha ganado el Premio Copé de Plata en 1986 y el Concurso Nacional de Guiones 1995. Además de la docencia universitaria, tiene una reconocida trayectoria periodística en la prensa escrita latinoamericana. Es, asimismo, redactora del diario independiente iberoamericano La Insignia, España. En la actualidad trabaja como directora del diplomado de periodismo de la Universidad Jesuita de Lima. Entre sus obras publicadas se encuentran los poemarios: Asuntos circunstanciales, Ese oficio no me gusta, Mariposa negra, Condenado amor, Turbulencia y el libro de cuentos Me perturbas. También ha compilado El combate de los ángeles. Nadie sabe mis cosas: Ensayos en torno a la poesía de Blanca Varela, es su trabajo más reciente. Tomado de www.losnoveles.net/rociosilvasantisteban.htm el 10 de julio de 2006. En cuanto a su poesía, pertenece a la generación del ochenta, grupo artístico donde se destaca una contundente presencia femenina cuya característica común es la reivindicación del cuerpo como tema poético y apropiación de la identidad.

5 Poeta mexicano nacido en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas; en marzo de 1926. Estudió medicina, pero abandonó estos estudios, posteriormente estudió letras en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), donde se licenció en Lengua y Literatura Española. En su juventud participó en programas de radio. Fue poeta calificado por el presidente de México, Ernesto Zedillo, como uno de los más importantes del país en el siglo XX, falleció el 19 de marzo de 1999 en México, víctima de un cáncer. Sus poemas son viajes al fondo oscuro de las emociones, siempre con fuerza y siempre desgarradores. Fue Premio Villaurrutia en 1973 y Premio Nacional de Literatura en 1983. Sus libros son Horal (1950), La señal (1951), Adán y Eva (1952), Tarumba (1956), Yuria (1967), Maltiempo (1972), Algo sobre la muerte del Mayor Sabines (1973) y Uno es el hombre (1990). Su obra está recopilada en Nuevo recuento de poemas (1977). Tomado de www.los-poetas.com/f/biosabi.htm el 10 de julio de 2006.

6 El poema pertenece al libro Poemas sueltos, recopilado en Nuevo recuento de poemas, pág. 140.

7 Seudónimo de Alfredo Quíspez Asín, poeta y pintor peruano nacido en Lima en 1903. En 1925 viajó a París donde se adhirió al movimiento de André Breton, participando activamente en  la publicación Surréalisme au Service de la Révolution. Su actitud vanguardista, tanto en el arte como en la literatura, lo convirtió en uno de los voceros más relevantes del surrealismo hispanoamericano. Regresó a Lima  en 1933 y cuatro años más tarde se radicó en México donde vivió la etapa más productiva de su carrera. Con Emilio A. Westphalen editó la revista literaria El uso de la palabra. En 1944, se apartó públicamente del surrealismo ortodoxo y volvió a Lima en 1948, haciendo amistad con el francés André Coyné, quien se convirtió en su albacea, publicando sus obras después de la muerte del poeta ocurrida en 1956. Entre sus libros se destacan Le château de grisou (1943), Lettre d’amour (1944), Trafalgar Square (1954), Amour à mort (1957), La tortuga ecuestre  y Los anteojos de azufre en (1958). Tomado de http://amediavoz.com/moro.htm#A%20VISTA%20PERDIDA 10 de julio del 2006.

8 De Lettre d’amour. México, diciembre de 1942. Versión de Emilio Westphalen. Tomado de http://amediavoz.com/moro.htm#A%20VISTA%20PERDIDA

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

fin